viernes, 23 de noviembre de 2018

¿Hay humor de derechas?

En este pais nuestro, donde arrastramos todavía tantos tics de sociedades que han vivido bajo regímenes totalitarios, que aún no ha conseguido un sustrato donde agarren unos valores de verdadera sociedad plural e igualitaria, por más que las leyes traten de incuicárnoslos, que sigue en plena transición hacia la democracia (no nos engañemos, lo que tenemos hoy dia es un apaño que se aguanta cada vez con más remiendos) se nos ha dado siempre muy bien practicar el humor faltón, el humor de meterse con los demás. Se suele decir que somos un pais que gusta en reirse de sí mismo, pero me temo que es una apreciación algo distorsionada. Los que son muy buenos riendose de sí mismos son los anglosajones, pero nosotros gustamos más de reirnos del vecino, y cuando nos toca a nosotros ser el objeto de mofa, nos ponemos como orangutanes. Lo sé perfectamente, lo he visto mil veces.

Debido a ese caracter reaccionario, a ese gusto, no por ponerse de acuerdo, sino porque nos den la razón, que lleva décadas contaminando nuestra realidad sociocultural y política, la pregunta de si hay un humo de derechas se contesta sola. Esto es, si entendemos el pensamiento de derechas como aquel que justifica  sistemas clasistas, conservador, poco amigo de cambios y novedades, y mucho menos de pensamientos transversales, patriotero, fanático o no, que piensa que la libertad lleva al libertinaje, que la gente es mayoritariamente vil y ellos siempre los más listos y virtuosos... etc. Es curios, cuando se dice por ahí en los medios de otros paises que en este pais no hay una Extrema Derecha.. A lo mejor es porque como pasa con  muchas otras cosas en esta pais, somos muy nuestros hasta para eso, habiendo evolucionado hacia una figura que en la actualidad se ha venido a llamar el Cuñao.  Nos lo tomamos a mofa, pero no deberíamos, porque es un limbo que engloba muchos grados de pensamiento reaccionario, del más suave, nivel Forocoches, al más gordo, nivel España 2000.

Y en cuanto a ese humor que mencionábamos, efectivamente ha estado ahí siempre, y es la figura del Cuñao la que ha servido ultimamente de vehículo de difusión, como antes lo fueron muchos otros individuos. Es ese humor rancio, faltón, que va a hacer daño, a meterse con el diferente, con el desconocido, con lo que se sale de "su" norma, a hacer burla cruel y gruesa de todo lo que suene a novedad, a evolución, a cambio. Reaccionario, conservador, sexista, homófobo, xenófobo, anclado en una visión del mundo con boina ceñida hasta el entrecejo.  El tipo de chistes de Arévalo, de Jaimito, de los que se han contado toda la vida en la taberna, en  el taxi, en elcolegio... Si, caballeros, esto puede que nos joda admitirlo, pero TODOS  hemos contado esos chistes, porque son el típico chiste que no apela a la inteligencia y que le puede hacer gracia a un crio de 8 años. Luego, cuando crecemos, es eposo queda ahí, y están los que los arrinconan en n lugar al que no piensan volver, y quienes los mantienen porque van con sus, vamos a llamarlos valores.

Y esos valores no necesitan estar escorados totalmente a la derecha, como ya digo, la popularísima figuira del cuñao lo es porque todos concemos alguno. Puede surgir en cualquier estrato social y cultiural, porque, como he comentado al principio, lo llevamos dentro, ya que la nuestra es una sociedad que aún exhuda tics totalitarios, y desgraciadamente, los seguimos llevando a la arena política, hasta un punto que parece que todos busquemos la crispación, la bronca, el choque constante, por culpa de ese tic que aún arrastramos de querer tener la razón. Si las evidencias no nos la dan, ya nos ocupamos de quedarnos solo con las que sí.

Volviendo al tema, para acabar, el humor facha existe, es el más viejo que existe, y lo llevamos en el ADN. Solo hay que dejarse llevar por el cuñao que todos llevamos dentro, y sale solo.