sábado, 22 de abril de 2017

Las muchas Motokos



Ghost in the Shell fué el primer Manga de Masamune Shirow que se publicó en nuestro pais, Y no era precisamente el más light para aficionarse a este autor. tenía todos sus clichés: Una narracion multicapa con toneladas de cosas pasando a la vez que si parpadeas te las pierdes, una ambientacion Cyberpunk dura y densa, tramas con política y filosofía a manta, un sentido del humor muy particular que muchas veces te preguntas donde está el chiste, hasta que lo has leido unas cuantas veces, y constantes anotaciones por los márgenes de las páginas, que dan buena cuenta del entusiasmo de Shirow por crear mundos enteros, complejos y orgánicos, que seguramente le hubiera gustado dedicarles guias y manuales varios. Así todo tras este comic me acabé enganchando a lo bruto a Shirow, y leyéndome todo lo que fueron sacando.


Y esto fué porque tambien me di de narices con otra de las constantes de este señor: una poderosa línea estética, con un dibujo muy distinto a todos los autores manga de la época, con una capacidad de crear mundos futuristas, y diseños tecnológicos de poderosa influencia orgánica, que a dia de hoy se siguen viendo muy modernos y hasta plausibles. Su curiosa mezcla de estilización con unas situaciones y personajes de lo más cómico y esa facilidad para pasar de algo muy realista a un monigote minimalista con expresividad absoluta. Y la increible belleza, dinamismo y carisma de sus protagonistas femeninas. Ghost in the Shell no era ajena a todo esto, y su gran estrella es la mayor Motoko Kusanagi, una Cyborg de cuerpo completo, con tan solo el cerebro humano, y comandante de un grupo especial gubernamental de Japón, la Seccion 9, que se dedica a combatir el cyber-.crimen en una sociedad en que todo dios tiene cuerpos y cerebros cibermejorados con conexiones directas a la red.  Asesinatos, espionaje y terrorismo con un óbvio componente electronico y cibermetico. Acción a manta, armaduras de combate, corrupción a cascoporro y los chascarrillos internos de la sección 9, cuyos miembros son todos para darlos de comer aparte. Además de la Mayor, el leal y algo torpe Batou, el esforzado Togusa, el francotirador Saito, el experto hacker Ishikawa, el grandote Boma y el callado Pazu, todos a las órdenes de un curioso personaje, Daisuke Aramaki, un veterano agente del gobierno con muchas conexiones y mucha mala leche que parece el Yoda de esta historia. bajo su apariencia de anciano, que sabe que sus propios hombres se cachondean de él llamandole "cara de mono", siempre saca unas energías que a la seccion 9 a veces les cuesta seguirle, incluida Motoko. El primer tomo de este manga se publicó aquí en forma de miniserie de 8 números en los 90, y es altamente recomendable por lo redondo que quedó.



El personaje de Motoko es el eje de la historia que fluye por los muchos casos a la vez que sabemos más de ella y el resto de sus compañeros. Su condición como humana en un cuerpo cyborg que apenas conserva unos pocos tejidos cerebrales nos plantea muchas cuestiones sobre la identidad real y qué es lo que nos hace humanos aún, donde está la barrera con las máquinas, cuando podemos volcar nuestras mentes por la red. Y de hecho, acabaremos viendo que esa barrera, esa última línea, se puede acabar traspasando. Para Shirow, la respuesta, muy japonesa, muy animista, es que el espíritu puede sobrevivir al cuerpo humano y transferirse a otros, y a través de la red. Las máquinas tambien pueden tener alma, ya que , para un Sintoista, hasta las piedras lo tienen. Aparte de ello, el personaje es delicioso en su amplitud, su cinismo, su sentido del humor, su sensibilidad, y las broncas tan divertidas que tiene con su jefe y con Batou y otros miembros de su equipo cuando cometen alguna cagada, que es continuamente. Tambien se acabó convirtiendo, involuntariamente, en un icono LGBT al mostrar Shirow que su búsqueda de lo sensorial le lleva a tener relaciones sexuales físicas y virtuales con hombres y mujeres, y que no se encuadra en un rol determinado.


Sin duda alguna es un personaje que nos ha dejado huella a muchos otakus a mediados de los 90.  5 años más tarde llegó el segundo tomo: Man Machine Interface, Con una trama centrada unicamente en Motoko y sus investigaciones por la red en las que se va fusionando con IAs algunas de las cuales son proyecciones de ella, y que podrían dar lugar a una conciencia viva en el ciberespacio, una nueva especie. Todo esto explicado de una forma tan flipada y tan liada que me costó llegar al final. Más ameno encontré sin embargo, otro tomo recopilatorio de historias cortas de la Seccion 9: Human Error Processor, en el que aunque Motoko aparece casi de estrella invitada en uno de los casos, se centra más en el resto de la seccion, con las investigaciones policiales que tanto me habian gustado del anterior, mientras que toda la trama ciberespiritual del tomo centrado en Motoko se hace cargante y se le nota a Shirow que ya está cerca de dejar de contar historias. De hecho, unos pocos años despues ya se centró en hacer libros ilustrados eróticos con escasas tramas argumentales, plagadas de sus clichés habituales, muchos procedentes de Ghost in the Shell, con alusiones al ciberspacio, y que ha venido haciendo hasta ahora. Perdimos un autor de manga y ganamos un ilustrador de tias en bolas con historias muy pornosas y sutileza cero y menos. Tambien ocurre que desde que se metió a usar ordenador, acostumbra a crear los entornos totalmente en CGI 3D y en las páginas en color de Man Machine Interface esos entornos cantan mucho y se ven muy falsos. Por no decir que en los libros eróticos de los que hablo, recurre a reutilizar los elementos y escenas que ha dejado creadas una y otra vez, libro tras libro, haciendo copypaste y modificación digital. Nada que ver con las páginas a tinta de antes. Una lástima. Probablemente tambien decidiera en su dia censurar las escenas pornosas del tomo1 del manga para que sus mangas de antaño y sus historias de folleteo de ahora sean productos distintos que vayan por canales distintos.

Mientras tanto llegó a mediados de los 90, al poco de llegar el manga aquí, la primera adaptacion animada de semejante obra tan dificil de adaptar. El resultado, una pelicula para cine dirigida por mamoru Oshii, a mi me dejó muy frio. El debate hombre-máquina se podría haber hecho sin que todo tuviera que ser tan gris y deprimente, Motoko incluida. Nada que ver con la del manga, dinámica y sexy, esta llega a ser hasta siniestra. De Mamoru Oshii me gustan más las pelis que le dedicó a Patlabor, con unas tramas policiales muy buenas y un gran tratamiento de los personajes de la serie de Masami Yuuki, pero aquí me parece que meó fuera de tiesto con semejante peñasco, que no aprovecha en absoluto el potencial del original, aunque tristemente, debido al impacto visual de algunas escenas, se convirtó en un referente el manganime, y la versión más recordada de la obra de Shirow. Pero tranquilos, que pocos años después realizó una segunda pelicula: Innocence, que supera a la primera en oscuridad, sordidez, falta de ritmo y conclusión WTF

Que vale, que si, que la escenita del salto en caida libre del manga, quedó muy chula.




Curiosamente, al poco tambien salió la version animada más literal del manga, un videojuego de la PSX, el primero basado en esta franquicia, que era basicamente un shooter manejando a los Fuchikomas, los tanques inteligentes que se echaban de menos en las películas, y que aportan escenas cómicas memorables en el manga. Este juego contiene las mejores escenas animadas que he visto basadas en el dibujo de Shirow. Tal vez tuvo algo que ver que el propio autor participara en el diseño y desarrollo. Durante años estuve esperando que hicieran una serie de OVAs con este equipo de animadores, aunque en vano.
























En cambio, lo que si se hizo fué una nueva adaptación, esta vez para TV, Stand Alone Complex. Visualmente a medio camino entre el realismo de la pelicula de Mamoru Oshii, y el rollo del manga original, me pareció una mejor adaptación, ya que el formato televisivo permitía desarrollar los casos y a los personajes de la Seccion 9 y hasta aportar humor y un tono más ligero. La Motoko de esta versión es más positiva y más parecida a la de Shirow, con bastantes más matices, que iriamos conociendo en las dos temporadas y el OVA que se realizaron. Altamente recomendables y sin duda mi adaptación favorita. De hecho, como si fuera un guiño a los fans, la segunda temporada se cierra con una escena muy parecida a una que abre el tomo 1 del manga.








Y como no, tambien tiene su versión de la caidita de roma.

Y más recientemente, se ha realizado la, hasta ahora, última versión animada de esta obra. ARISE: Ghost in the Shell, que viene a ser un reset de todo, historia, personajes, etc, volviendonos a presentar a Motoko, al principio como una cyberespía a la que la Seccion 9 debe localizar. Al revés que en el manga original, donde empieza trabajando para la ley y acaba pasandose a la clandestinidad. No sé muy bien qué falta hacía realizar esta nueva versión, que no es ni la del manga, ni la de las películas, ni la de Stand Alone Complex, y que solo aporta una Motoko en un cuerpo aparentemente más joven, como de adolescente. ¿Tal vez la manía que tiene hoy en dia la industria del manganime con las lolis?









Ah, claro, que tambien quieren que haga balconing. Pues claro que si, guapi.















Y para acabar este repaso, hablaré un poco de la Motoko de carne y hueso, la encarnada en el cine por una actriz real, para un prpoyecto que, aunque se sabía que era una produción occidental, muchos teníamos la esperanza de que tal vez cogieran a una actriz que parece haber nacido para este papel, como es Rinko Kikuchi, que, aunque japonesa, que sabemos lo que escuecen todavía los protas no normativos en Hollywood, a dia de hoy tiene una gran proyección internacional.



Pero no, sacándose de la manga una torpe excusa  PEDAZO DE SPOILER como que el cerebro de una japonesa ha acabado en un cuerpo de aspecto occidental, CIERRO SPOILER la prota escogida por el estudio ha sido la ya habitual del género Scarlett Johanson, actriz por la que siento debilidad, y que sé que tiene muchisimos registros, y disfruto mucho con sus comedias, sus dramas y sus pelis de acción, pero que sinceramente, escogerla para que haga un papel que es casi Viuda Negra 2.1, me ha parecido facilón no, lo siguiente. Ya no voy a entrar en el resto del casting, occidentalizado casi al 90%, quitando a Takeshi Kitano, que solo
habla japonés ( a estas alturas, ya no vamos a ponerle a aprender inglés al caballero, logicamente) Y a dos más. Todos los personajes están desaprovechadisimos y la película es un batiburrillo de cucharadas soperas de las pelis de Oshii, de Stand Alone Complex y algun guiño al manga original. Imagino que será bien acogida en occidente porque es la versión más mascada de todas las que se han hecho, reducioendo la trama filosófica y la de exploración del ciberespacio a la mínima expresión, pero le pasa lo mismo que a la Motoko de Oshii, que centra toda la trama del relato sobre ella misma, en un planteamiento que es más Robocop que Ghost in the Shell. No me gusta que insistan en hacer una Motoko tan emo en plan "pobrecita, le arrebataron su humanidad". El manga de Shirow no va de eso.

Pero, hey, vamos a tirarla tambien de la dichosa azotea haciendo cosplay, y todo arreglao.















Para acabar, una concesión a la galería. Está claro que a dia de hoy ya no hay una única Motoko, sino un buen puñado casi a gusto del consumidor. Todas son oficiales, todas son válidas, y, obviamente, no te tienen que gustar todas. Yo, como antiguo lector del manga allá por los 90, me quedo con la original y la de Stand Alone Complex. Lo que me molesta de verdad es oir a gente estos dias comparar las Motokos de las peliculas, con la de Scarlett, o las de las series de TV, en plan a ver cual es más auténtica, y casi todo el mundo se haya olvidado de la original. Me parece una pena. Yo siempre recomiendo ir a la fuente en estos casos.  Aquellos que sientan curiosidad tal vez se sorprendan con la Motoko que encuentren ahi, la que yo conocí desde el principio. La que les enamorará y les arrancará más de una carcajada.