martes, 10 de enero de 2012

Nostromo: cuando la maquinaria es gótica.


Creo que ya lo dije, pero esta imagen me encanta.


La piloto Lambert (que ojazos...) y el oficial Kane en medio de un amasijo de trastos que conforman un puente de mando. Usado, desvencijado, entre retro y futurista, con interruptores de los de la caldera de mi abuela, y monitores a los que les faltaba un suspiro para quedar obsoletos... y ese conjunto, junto a las tazas de café, los cigarrillos, los esparadrapos de los asientos, la luz de fluorescentes gastadísimos, el humo de tabaco y de cable pelado, los Post-it y el equipo de emergencia, cascos, extintores, linternas, y la propia actitud aburrida de los tripulantes te hace meterte en la pelicula como si estuvieras a bordo... ¿Quien necesita 3D?



El estilo visual de Alien, como ya comenté en la anterior entrada, fué el resultado de la combinación de muchos talentos artísticos, todos ellos rebotados del intento fallido de pelicula de Dune de los 70, y habilmente recuperados por Ridley Scott. Estaba Giger, que creó al bicho y la nave alienígenas, Moebius, que le dió un toque suyo al vestuario (aunque toda la pelicula tiene un poco de su estética, ya que Scott y O´Bannon eran admiradores suyos) Chris Foss y Ron Cobb se repartieron las labores de diseñar la Nostromo, la nave de la película, y el resultado fué un poco fusión de ideas de ambos, sobre todo en el exterior: Formas suaves, aerodinámicas y masivas son la marca de Foss, y los diseños complejos y funcionales la de Cobb, de esta forma, el Nostromo (antes llamado Snark o Leviathan) pasó de ser o un zeppelin en el espacio (idea que me encanta) o una nave mucho más estilizada y llena de motores y retros, a ser uno de los diseños con más personalidad del cine fantástico. Elegante, masiva, muy tecnológica y con un toque de mal rollito, tanto el carguero-remolcador como la gigantesca refinería del tamaño de Cádiz que arrastra detrás, que directamente parece la ciudadela de Minas Morgul con antenas y reactores.


Versiones de Leviathan de Foss y Cobb


La Nostromo definitiva.



Y es que la clave fué precisamente combinar lo industrial y lo gótico. No vas a construir una catedral en el espacio, pero puedes recurrir a formas que la recuerden. (lo mismito que Paul Anderson y Event Horizon, la única pelicula suya que me ha gustado) Del mismo modo, los interiores combinan aspectos de las naves de Star Wars con otros más propios de un bombardero o incluso un submarino. El conjunto es una fantasía futurista de inspiracion retro y algo siniestra, con estancias más acogedoras y otras más opresivas.




Otro director en aquel momento habría salido del paso con unos cuantos decorados, tratandose además de una produccion de Serie B, con un presupuesto que Scott logró hinchar como pudo, pero siendo un director tan maniático como Kubrick, decidió construir enteros los tres niveles de la nave, con todas sus estancias y pasillos que las comunicaban, los actores se acabaron aprendiendo la puta nave de tanto recorrerla cada vez que tenían que ir a mear, y al final se movían por ella como pedro por su casa, algo que se nota mucho en la pelicula. Para hacer realidad estos diseños de Ron Cobb se recurrió a otro artista procedente de Star Wars, Roger Christian.

Tambien hubo diseños de Cobb que Roger Christian debió decir "Esto te lo construyes tú, majete" como esta version a lo George Lucas del puente de mando.


Tras la consabida colleja, se redujo a un tamaño más económico hasta dar con la forma definitiva...


La capsula de escape Narcyssus tambien se diseñó de acuerdo a un dibujo de Cobb, estilizandola para hacerla más aerodinámica, las maquetas de la pelicula son una maravilla, fabricada por el equipo de Brian Johnson (El Imperio Contraataca)


Tambien intervino en Aliens el Regreso, suyos son los diseños de la colonia,  la dropship y el APC, la Sulaco fué obra de otro genio del diseño, Syd Mead, (Blade Runner, Tron, 2010) más futurista quizá que Cobb.


En general me gusta mucho la forma de diseñar de Cobb, consigue una estética que aguanta bien las modas y además de Alien, ha trabajado en muchas más peliculas, aparte de de ayudar a definir toda la imaginería de la Ci-FI, y si no, miraos Atmosfera Cero o Firefly Y a que os suena este coche? Pues tambien fué cosa suya.


A mí me ha influido mucho a la hora de diseñar tecnología, y es una de las razones por las que llevo varios intentos de hacer una serie de comic espacial. A ver si por fín se materializa en algo concreto.


Como guinda os dejo una página de Starhounds (a la espera de reunir más material para dedicarle una entrada que sé que os prometí...) donde se puede apreciar el parecido de la nave SH1 con el diseño previo de Ron Cobb para la Nostromo. Como veis, este ya es un largo romance XDD






jueves, 5 de enero de 2012

Alien: El hombre del saco que vino del espacio...



Con la llegada del trailer de la nueva incursion de Ridley Scott en el fantástico, Prometheus, y la confirmacion por las imágenes de que va a volver a navegar por el universo en que se ambienta la primera Alien (no tanto el resto de películas, me temo) se me ha abierto de nuevo el gusanillo por la película que lo inició todo, una pequeña historia de terror espacial que parecía que iba a aprovechar el éxito de la entonces reciente Star Wars (al menos esa fué la intención de la productora) pero que gracias a la vision de su director se convirtió en un clásico que inaguró su propio género.



Como además uno de mis proyectos, Witchgears, bebe de la ambientacion retrofuturista, de ese espacio casi dieselpunk y gótico tan inspirador, es normal que la tenga muy presente. Además, cuando la peli se estrenó en el 79, yo era un pitufo y no tenia edad para verla, pero sí ví la adaptacion en comic, de los geniales Archie Godwin y Walt Simonson. Inexplicablemente este comic nunca ha sido reeditado, y la única edicion que llegó aquí fué recoloreada muy cutremente por Bruguera. Acostumbrado como estaba a mi tierna edad de 8 años a los otros tebeos de Bruguera, este otro lleno de sangre y con un bicharraco rarisimo que le salía a un tio de las tripas me provocó pesadillas...  (la pelicula la acabé viendo unos años más tarde, con 12, y recuerdo que esa noche no dormí XD)


La pelicula destila una ambientacion de fantasía puramente Metal Hurlant, por la que se movería un monstruo como no se había visto jamás en el cine. Con mucho ojo, Scott seleccionó una ilustracion del genial y demencial HR Giger, a sugerencia del guionista O´Bannon. Este pintor y escultor se ocuparía de la criatura alienígena y de la nave estrellada de la que procedía, todo en su caracteristico estilo biomecánico y macabro.



Fusionando elementos de sus pinturas prévias Necronom IV y V, tanto la cabeza, como el sinuoso cuerpo con largos tubos y cola serpenteante tomaron forma en un diseño nuevo y único. Sin embargo, debido a que entonces no se contaba con la tecnología de hoy dia, Giger tuvo que renunciar a crear un alien más andrógino y sensual como en los grabados, y con una piel translúcida que permitiera ver sus órganos internos.


De hecho, Ridley Scott pretendía que el Alien no tuviera forma totalmente humanoide, pero por cuestiones prácticas, tuvo que recurrir al clásico especiaista en un traje, para lo que buscaron al hombre más alto y delgado posible, y tuvieron la fortuna de dar con el estudiante Bolaji Badejo, de origen Masai y que con el traje puesto y sus más de 2 metros daba una cagarrina de la buena.



Scott optó por filmarlo en planos muy cortos, centrando la acción en sus pavorosas fauces y sus rápidos movimientos, con lo que practicamente hasta el final de la película no se aprecia su silueta humanoide, a pesar de que la forma de la cabeza y los tubos de la espalda ayudaban a crear un conjunto realmente extraño y perturbador.


Por los storyborads de la pelicula realizados por el propio Scott, daba la sensacion de que su idea era sugerir que el monstruo tenía una forma parecida a la Necronom IV, sin piernas propiamente dichas, y más bien un amasijo de garras y tentáculos. Me he permitido hacer una posible recreacion (mi primer dibujete del 2012) del aspecto que podría haber tenido el alien de haber contado Scott y Giger con los medios actuales. Una agil criatura que se deslizaría como una serpiente por los conductos de ventilacion, y se colgaría de techos y paredes como si fuera una araña, descolgandose de lo alto para caer sobre sus víctimas.


Igualmente, con forma humanoide y todo, (o quizá tambien debido a ella) el diseño de Giger resulta tan inquietante y alienígena que ha envejecido muy bien, y la forma en que han ido rehaciendolo para las secuelas nunca me ha resultado tan efectiva como este original, salvo quizá la idea de estilizarlo aún más y ponerle patas de ave para que corra más agilmente. (quitarle la textura biomecanica y volverlo más orgánico  y asquerosito me ha parecido vulgarizarlo) Su caracteristico perfil se me antoja como el de un tiburón, elegante, peligroso y con mucho, mucho estilo.


De todas las secuelas, sin duda Aliens fué la más redonda, pero en general, han sido un tirar palante a ver lo que salía y no me satisfacen tanto, aparte que no ha habido continuidad en el estilo visual establecido por Scott. Esperemos que Prometeheus sea una película más en la onda de Alien, aunque no sea directamente una secuela. 

Y otra cosa que me mola de esta pelicula es que con ella, Ridley Scott triunfó ya pasados los 40, una lección para todos los que piensan que si no has triunfado a los 30 ya no lo vas a conseguir.
 En otra entrada haré un pequeño repaso del otro gran diseñador de esta película, Ron Cobb, cuya forma de concebir las naves espaciales creó escuela por si misma.