sábado, 23 de abril de 2011

Atracción por la oscuridad (4) The Dark, un periodo de transición.



Darkbreed acabó cancelado antes de terminarse, como ya dije, por las bajas ventas, y en el proceso hubo una de mis típicas crisis de creatividad, en que vuelvo a replantearmelo todo y empiezo a rumiar que es lo que he podido hacer mal, aunque ya diera lo mismo ( a mí nunca me da lo mismo XD)



Una idea que se abría camino en mi cabeza cada vez con más fuerza hacia el final de la aventura de Darkbreed era que me había equivocado intentando hacer un comic tan serio, aunque a nivel artístico ya tuviera más nivel, encontraba que a la historia le faltaba alma, porque yo mismo había dejado de creermela. (así soy) Y empecé a imaginar como hubiera sido algo parecido con un tratamiento humoristico y tirando hacia un rollo Jamie Hewlett (el de Tank Girl y Gorillaz) Hice una serie de dibujos de Guy y rachel en un plan muy cartoon y se los mandé a Jorge Iván, esperando alguna reacción, a a vez que le hacía una propuesta para realizar un librico aparte, como un prestige, de unas 50 páginas, que contara una historia humorística con estos personajes. Por otra parte, tras unos primeros contactos con editoriales francesas, se me había metido entre ceja y ceja sacar un producto que pudiera vender aquí y allí, así que me puse las pilas con el lapiz como nunca lo había hecho antes.



En aquellos años, estuve haciendo mis pinitos como animador Flash en una empresa de animación de Gasteiz a los que ya conocía en sus tiempos de animación tradicional, con el nombre de Aker, y con quienes ya había trabajado haciendo intercalaciones en encargos para neptuno Films, antes de empezar con el Dragonfall. Años más tarde, convertidos ya en estudio de diseño Flash con el nombre de Tec Toons, y trabajando en producciones de Pausoka, y nuevas series como Lola & Virginia. Mientras estive trabajando con ellos, empecé a hacer una serie de imágenes en flash de los protas de The Dark, donde se coló tambien el personaje de Yowie, procedente de Starhounds, (inspirado en un amigo mío) y empezó a aparecer un pequeño y resultón robotito que se tiraría unos cuantos años apareciendo por mis cuadernos de bocetos y proyectos. Hice un par de intentos de animar a estos personajes y convertirlos en webcomic flash, pero siempre he sido muy vago para estas cosas, y apenas tengo un par de ciclos de caminar de Rachel y un turnaraound de MAMU. Aún así, este tratamiento me ayudó a sintetizar su aspecto y sacar algunas ideas.



Más adelante surgió la oportunidad de tirar para adelante de nuevo el proyecto, y mi propósito era sacarlo a color y en formato álbum, así que me puse a probar con Flash, pero el color de la página me salía bastante saturado. Mientras hacía estas pruebas cayó en mis manos el rotulador Pentel con punta de pincel, que he seguido usando con cada vez mejores resultados. El rollo gamberro ya estaba muy bien afianzado en la historia, y ahí seguía MAMU dando vueltas.



Más tarde, habiendo contactado con Verónica Rosado como colorista, sacamos adelante el proyecto de nuevo, con un tratamiento más a lo Jan de los personajes, decidido a captar un mayor espectro de público. Aquí ya se veían muchos elementos que sobrevivirían a la versión posterior como los protas formando una banda de Rock, o los misteriosos vigilantes trajeaos de vinilo negro.



 La recepción por parte de los editores fué entonces de total desconcierto. Aquí me decian que lo veian más para francia, y en Francia no lo veian en absoluto. (nadie es profeta en su tierra, pero esto ya era exagerao) Esta fué la última intentona antes de acabar contactando con Dolmen y que el nuevo proyecto, ya con el nombre de Rockers, tomara forma definitiva.




2 comentarios:

Salvador dijo...

Yo recuerdo cuando me compré el Midnight Rockers, me gustó mucho, tanto el dibujo como la historia :P

Pero me dejó un poco frio el formato. Era muy, pero que muy pequeño >.<
No se, pero es que hasta los tomos manga son mas grandes, tanto el de la tienda como yo nos quedamos con cara de poker al sacar el comic de la caja el día que llegó. Y claro, era tan pequeño que duelen los ojos cuando llevas un rato largo leyendo y no se puede disfrutar tanto como me gustaria >.<

Nachomon dijo...

Es cierto. Hubo bastantes quejas por el tema del formato. De esto hablaré en la siguiente entrada de esta serie, que será tambien la última. Todas estas entradas están sirviendo para establecer una relación directa entre los diferentes comics que realicé para Dude y después Dolmen, siendo pasos de la avolución de un mismo concepto. Yo tambien me sorprendí del tamaño del libro, porque , aunque hablamos de un formato a lo manga, pensé en algo un poco más grande.