domingo, 26 de mayo de 2019

De Tronos, Dragoncitos y Fanservice. (Spoiler Alert)


Hace un buen puñao de años, cuando el sr Panini me llamó para que les hiciera una parodia de Juego de Tronos, yo no conocía ni las novelas, ni había visto la serie que acababa de terminar su 1ª temporada. Sabía que habían por ahí unos libros, y que circulaba un artbook preciosos del gran  Enrique Corominas con un montón de arte gráfico de Canción de Hielo y Fuego. Al requerirme la editorial que me basara en la estética de la serie de TV,.aquello fué lo primero que me ví. En una semana me pulí la 1ª temporada via Streaming en casa de un amigo... y para cuando terminé me había enganchado a lo bestia.

Después busqué más info en la Wiki para completar cosas y entender mejor algunos personajes mientras me ponía con la realización del escueto librito de 46 pags a todo color. Por supuesto me comí un buen montón de spoilers, pero eso nunca me ha preocupado. No creo en los giros inesperados de guión, creo en una historia bien contada. Una buena narración ya te lleva ella sola a los giros.

Me gustó mucho ese mundo de fantasía no tan heróica propuesto por George RR Martin, deudor de otros como Tolkien o Morcook, pero que dejaba el caracter mitológico de aquellos en un segundísimo plano, y primaba la rudeza, la arbitrariedad y la crueldad de un relato más cercano a la novela histórica. Lo mágico y sobrenatural seguían ahí, como testimonio de un pasado más oscuro, que a lo largo de las novelas parece que quiere regresar, con su dosis de brujos, dragones, y muertos vivientes, de forma progresiva, pero la gran protagonista es la intriga política, las complejas relaciones de las diferentes casas nobles y sus pugnas por el poder, en esos 7 reinos gobernados desde ese icónico trono hecho de espadas. En ese entorno, no sale mucho a cuenta ir de justo, y todos se llevan su ración de estopa.

La parodia que realicé fué hecha con la prisa habitual en este tipo de proyectos, y cuando la terminé, me dieron ganas de empezarla otra vez y rehacerla entera, porque no era lo mismo mi impresión de un primer visionado, que con todos los datos que ya manejaba hacia el final del trabajo. Aunque tiene algunos golpes buenos, creo que desaproveché el potencial del original debido a mi ansiedad por tenerla a tiempo. Y probablemente esa fué una de las causas de que no tuviera las ventas esperadas por el Sr Panini, que de todas formas, por entonces acostumbraba a hacer unas tiradas monstruosas, de más de 3 o 4 mil ejemplares, daba lo mismo si era un título de Marvel que algo de su propio sello, Evolution. Se debieron vender unos 1500 ejemplares, pero resultaron pocos para esas tiradas. Por esta razón, no hubo un libro 2. Otro de los problemas fué la pobre promoción. Un producto dirigido a un público que se mueve sobre todo en internet se debería haber promocionado más en internet, pero ese ya no era mi trabajo. Hoy todos hemos aprendido más por el camino. El comic de Strip Marvel se anuncia desde el canal de Youtube para todos los seguidores.

Imagino que de no haberse interrumpido, a estas alturas estaríamos tambien ofreciendo una continuidad alternativa e irónica a lo que se ha visto en la serie. ¿Podría haber seguido haciendolo por mi cuenta? No en otras condiciones, no a cualquier costa. Ya tengo mis propios proyectos para jugarme los cuartos en el marco del frustrante sub-mercado del comic de este pais. Ya decidí hace años no seguir haciendo parodias a menos que fuera por encargo, y con un buen incentivo por delante. Recordando una gran frase de una gran película, si algo se te da bien, nunca lo hagas gratis.

La propia serie de TV ha ido adaptando desde el principio las novelas originales a su manera, por lo que logicamente las tramas no son exactamente las mismas y ha habido bastantes ausencias de personajes, aunque mientras iban adaptando los libros correspondientes, se mantuvo un cierto equilibrio entre lo que se adaptaba y lo que se inventaba. Este equilibrio saltó por los aires después de la 5ª temporada, cuando la serie alcanzó a los libros y el éxito de la misma la forzaba a seguir avanzando. Apoyada en el carisma de los muchos personajes que habían ido desarrollandose , tenía tan solo que tratar de seguir una serie de derivas lógicas, con una pequeña ayudita del propio Martin, que les había dejado unas sugerencias de cómo podía acabar la serie.

Desgraciadamente, eso no bastó. Los productores querían rentabilizar el producto, y eso suponia que NO podían cargarse a ningun personaje de los populares, lo que condicionaba mucho las tramas,  además de fijarse un final para la misma en la 8ª temporada, que además, esta y la 7ª fueron más cortas que las anteriores.  La séptima tuvo unos 7 episodios en vez de los 10 habituales, y la octava, directamente 6. Esto acabó de ajustar dramaticamente el timing de las tramas y reventó muchas de las derivas lógicas que había llevado la serie. Se sacaron de encima de una forma chapucera toda la trama del Reino de Dorne, déndoles a todos un final chusco y anticlimático. Y esta va a ser otra de las constantes, el anticlímax.  Cuando llega la muerte de algún que otro personaje de los gordos, lo hace sin apenas intensidad, se aprecian las prisas, la necesidad de soltar lastre.

Hacia las dos últimas temporadas, se tira de fanservice (populismo aplicado a la ficción) de forma descarada, incluso shippeando a personajes en función de su popularidad, y muchos seguidores de los libros me comentaban sus temores de que la serie acabara llevando las cosas a un happy end que nunca le correspondió. Desde el principio esta serie te dejaba claro que aquí las cosas no iban a seguir estructuras épicas, que los héroes podían cagarla y morir en cualquier momento, y de formas aparatosamente crueles. Te pasabas las temporadas con el ojete encogido y en guardia permanente. Esto ya ha desaparecido casi del todo en estas últimas temporadas, donde las cosas parecen estar encauzadas en una "via segura" y tan solo la última gran batalla hizo una previsiblemente utilitaria criba de personajes.

Y en los dos últimos episodios queman una trama que podría haber dado para una temporada entera.

Al margen de lo que vaya a escribir Martin en sus libros, que se han convertido en la última esperanza para los fans aterrados ante el estropicio de las últimas temporadas, creo que las tramas que se venían contando en la serie de TV se podían haber resuelto de otra manera, el gran girito de esta última temporada, el paso definitivo de Daenerys al Lado Oscuro sufre del mismo mal que el de Anakin Skywalker en las precuelas de Star Wars. Cuando llega, se nota tan puesto "porque ya toca" que no es creíble. Se tenía que haber trabajado más.

Toda la trama de "Dark Daenerys" podría haber dado para uina temporada entera. Su evolución ha sido lenta y progresiva, y es injusto para el personaje que nos salgan con este giro en el último momento, sin dejarnos saborearlo. De haber sido las dos últimas temporadas también de 10 episodios, se podría haber dejado este giro para el final de la penúltima, y dedicar la última a verla convertida de forma definitiva en la otra gran villana. Jon Nieve y sus aliados se verían atrapados entre dos temibles amenazas, del norte llegarían los Caminantes Blancos y del sur vendría ella tras haber tomado Desembarco del Rey. Se dejaría por tanto la cuestión de defender el mundo de los vivos frente a los muertos y las posibles últimas alianzas y cambios de bando para la última temporada. Un choque de Hielo y Fuego con los Stark y los distintos aliados por medio. Digno clímax para una saga tan Heavy Metal como esta, la batalla donde se decidiría el destino de Poniente, con o sin rey. Tambien se echa de menos apreciar que el invierno ha llegado a Poniente, con las nieves cubriendo incluso la capital. Solo un pequeño atisbo hubo en el último episodio de la 7ª temporada cuando algunos copos empiezan a caer sobre Cersei y la Fortaleza Roja.

El final del Rey de la Noche es igualmente prematuro y anticlimático. Deja tantos cabos sin atar que cuando se produce, la cara que se te queda es muy de ¿ya está?

Dedicar un episodio a resolver esta trama para centrarse en la parte política es como decirnos que había que elegir entre una u otra . Eso nunca fué un problema a lo largo de la serie. El trasfondo de los caminantes Blancos parecía más rico que todo eso, y su abrupto fin deja tambien muchas cuestiones sin cerrar. La batalla, que se prentendió que fuera la más espectacular de esta temporada final, se resuelve de forma muy chapucera y está llena de porquesíes, como la forma en que se salvan los personajes que requería el guión.

El final establecido por la serie no me ha chocado tanto por sí, sino por la forma en que se ha llegado a él. Se trata de disfrutar el viaje, y se ha notado cierta presión por terminar y por encajar las cuatro ideas propuestas por Martin, aunque fuera con calzador. Ese consejo de Lores donde se decide el futuro de Poniente parece escrito por Jose Mota "Venga, tu rey" "Pos fale, si no venir pacá habría sido tontería" "Y el Norte independiente, que lo han votao en referendum" Y hala, Sansa de Reina de Escocia. No sé si es por la actriz, pero este personaje siempre me ha parecido falto de carisma y de iniciativa, siendo pasiva hasta el punto que muchas veces las perrerías que le ocurren sientes que se las ha buscado ella solita por no haber cogido la calle de en medio como hizo Arya y dejarse de palacios, de reinados y de gilipolleces y mostrar más iniciativa.  De hecho, cuando finalmente lo hace es para volverse una intrigante más, conspirando por detrás y dando, en general, bastante mal rollo. El rol que adopta en la serie es de un conservadurismo que me crispa. Cuando finalmente la ves de Cabeza de la Casa Stark y Reina del Norte. en vez de sensación de triunfo, lo que sientes es pereza. ¿este es el personaje que de repente ciertos colectivos se han puesto a reivindicar como icono feminista? ¿Una amargada que primero es una cobarde y despues una resentida que no confía en nadie? Parece la versión amplificada de su madre. Por lo menos no es una manipuladora pasivo-agresiva como Margaery Tyrell.

Las muertes de Cersei y Jaime Lanister tambien han  tenido su ración de anticlimax, por cuanto venían de unas tramas cuidadosamente desarrolladas a lo largo de tantas temporadas, y que habían creado unas expectativas que mucho me temo que se han caido como un soufflé. De hecho, hasta la casa Stark me sobra ya estas alturas, yo habría sacrificado el señorío de Winterfell como precio para lograr al fin una paz duradera y que la matanza de Starks que se venía produciendo desde el inicio de la serie hubiera valido finalmente para algo: Unir por fin al Norte, que en adelante no querría tener señores ni reyes y se manifestase independiente por derecho al haberse partido la cara con los Caminantes Blancos por la vida de todo Poniente. Es complicado cerrar bien una saga con tantos personajes y todos con tanto carisma, pero la tarea aún se complica más si los productores han decidido reducir el número de capítulos. Se aduce la falta de recursos, aunque hablamos de una se las series de TV más exitosas y rentables de la última década.

En fin, como ya dije antes, a los puristas les queda esperar al final de los libros, llegue cuando llegue. La serie de TV ya ha terminado. Ahora se están anunciando futuros spin-offs y precuelas, pero el pescado gordo ya está vendido. Todo lo que venga a partir de ahora es Exploitation. De todos modos, al menos no nos han hecho un Resines. Imaginaos que de repente, Bran se despertara y hubiera sido todo un sueño febril...

miércoles, 8 de mayo de 2019

Tomandonos un tiempecito

En los últimos meses, tras acabar el comic para Panini y Strip Marvel, del que daré más datos pronto, he ido terminando una serie de encargos más , que se me habían acumulado debido a la caña que me dí en acabar ese comic en el plazo que me había marcado. (al final me pasé por una semana, voy mejorando)

Tras liquidar esa serie de cosas, ya puedo ponerme con los siguientes trabajos. En realidad algunos ya son conocidos, a saber:

Estoy finalizando el presente arco de Kung Fu Monkey, y en cuanto lo termine, lo dejaré un tiempo en barbecho mientras esperamos a ver que tal va tirando la reedición Integral que hemos hecho en Francia, donde el primer arco de  KFM nunca fué publicado completo, tan solo un album de los 3 que estaban previstos. Tengo algunas ideas para un tercer arco, pero antes quiero dejar descansar los personajes, porque creo que me he quemado un poco haciendolo, y quiero estar seguro de que tengo algo más que contar. Le tengo mucho cariño a                                                                                          Xian Lei, y no me gusta la idea de acabar haciendo páginas de relleno para ella. la edición en papel del material que he ido haciendo como webcomic puede que arranque una vez se vea que tal ha ido la reedición en Francia.

Despues de un tiempo de dejarlo todo aparcado mientras estaba con lo de Panini, que me coincidió con todo el follón de moverme a otra ciudad, ya estoy otra vez dándole vueltas a la continuación de Los Mundos de Valken. De momento tengo ideas para dos libros que podrían salir bastante seguidos, pero primero me tengo que organizar el trabajo con Grafito, y establecer unos plazos que a todos nos vengan bien. Ya os puedo adelantar que el lapso de tiempo transcurrido tendrá su reflejo en la continuidad de esta historia. Quiero que se aprecie que el sistema de los 3 Soles lleva ya varios años de guerra interplanetaria entre las distintas casas, conoceremos algunas de ellas, de las que solo habeis podido leer en la wiki que montamos en la web de Grafito (si sois fans de Valken y no os la habeis empollado ya estais tardando, que todo esto entra para Examen) Continuará el viaje de los protagonistas por este peculiar espacio en conflicto. Y por supuesto, seguirán las referencias a clásicos de la Ci-Fi que han marcado mi cariño por el género. Podeis consultar la web aquí

Tengo tambien unas ideas sobre como continuar con Krysalis, pero antes quiero consultar con Letrablanka, impulsores de esta colección, para ver exactamente como sería mejor llevarla. Krysalis nació como un título dirigido a lectores muy jovencitos, yo había calculado, a partir de unos 8 años, pero en la editorial les gustaría que nos fuéramos hasta unos 5-6 años, por lo que vamos a ver qué cambios hacer en el material. Porque además, el primer libro me quedó igual un poco adulto para un título que pretendía ser infantil. Por mi parte, tengo pensadas historias que transcurran en muy diversos escenarios, viajando por el tiempo y el espacio, lo que da mucho juego para tratar toda clase de materias, y que la experiencia resulte tan divertida como educativa. El tema de los tamaños también da mucho juego, porque aporta mucha perspectiva en cuestión de escalas,  y crea situaciones muy divertidas.

Y ya por último, como vengo diciendo ultimamente, quiero meter una serie de contenidos exclusivos al Patreon, para ir dando salida a ideas que tengo, que por ahora no estoy seguro de si materializar en un comic o con quien editarlo. En general, proponer nuevos proyectos a editores, a estas alturas, tal como está el patio,  me da una pereza espantosa, pero autoeditarme yo aún me da más, así que ya iremos viendo.







sábado, 27 de abril de 2019

El Cuello de Botella: A donde Vamos


En mi anterior entrada, la segunda de esta serie de 3 que he querido dedicar a la cuestión del devenir del ser humano, dije al principio que había habido avances a mejor... y después hice un retrato absolutamente a cara perro de lo que ha sido nuestra especie en toda su historia hasta el momento actual. vale, es lo que hay, pero las bofetadas de realidad duelen. Por eso, en este voy a centrarame más en aspectos positivos, en lo que se ha logrado, lo que es muy importante que no se pierda, y lo que se puede conseguir.

En primer lugar,por si alguien se ha preguntado como me ha dado ahora por ponerme con este tema, creo que el momento vital que estoy pasando tiene mucho que ver. me estoy replanteando muchas cosas, y creo que tambien me ha debido afectar un poco la intensidad con la que se vive por andalucía la semana santa, que madre mía, que cuadro. Intenso cuanto menos.

Precisamente, la religión, que nació en eras ancestrales para aplacar uno de los miedos atávicos ya citados, el más antiguo, el miedo a la muerte, manifiesta a su vez una fuerte persistencia. De la creencia en lo sobrenatural surgieron una infinidad de credos, animistas, politeistas, monoteistas, o basadas en el autoconocimiento, como el budismo. Es una lástima que muchas de estas creencias, aunque buscaban dar paz a nuestras mentes, acabaron condicionando nuestros comportamientos, constituyendo uno de los agentes cohesivos que han ayudado a que los atavismos mencionados en los dos anteriores posts, sobrevivan hasta hoy dia. Tambien otros, como el sentimiento de pertenencia a una nación o pueblo, que son magnificaciones del sentimiento de clan, por cuanto tienen de asociarse con una identidad específica.

Por esta misma razón, tanto la religión como el sentimiento nacional han sido durante siglos un factor de enfrentamiento. Armas arrojadizas en el conflicto tras el cual siempre ha habido el mismo origen: el egoismo humano. la codicia, el afán de poder y de control. Pero sería injusto quedarme solo en eso. Aunque no soy creyente, y para mí el patriotismo solo es un grado de nacionalismo, podemos concederles los momentos en que inspiran algo bueno y positivo en las personas. Eventualmente, las religiones y las fronteras acabaran por quedar en desuso, pero ahora mismo, la situación es de tal complejidad que las soluciones rápidas no existen. Precisamente la razón por la que no soy creyente. No creo en las respuestas fáciles a cuestiones complejas.

Esta es una de las claves de lo que va mejorando en la especie humana, a pesar de nuestros atavismos conscientes o subconscientes, hemos ido siendo capaces de realizar avances sociales y técnicos, cada vez hemos sido más conscientes de nuestro lugar en el planeta y en el universo, de nuestras debilidades y de nuestras carencias. Y es muy importante de cara a emprender un camino a cualquier parte. Obviamente, hay una resistencia del miedo atávico a los cambios, a lo desconocido, que durante siglos ha torpedeado estos avances una y otra vez, pero los cambios son inevitables, y a la larga, nada permanece. Incluso cuando el pensamiento mezquino se manifiesta en acciones mezquinas una y otra vez.

Es facil dejarse invadir por el pesimismo, pero hasta yo, depresivo por rachas, tengo que admitir que hay opciones para ser optimistas.  Hoy más de medio planeta vive permanentemente conectado, y esto, aunque, obviamente, al estar impulsado por intereses económicos privados, tiene un aprovechamiento mercantilista, ha tenido el efecto de que haya una cascada de ideas circulando por las redes a nivel global. Como cabe esperar, aquellos que no quieren la libre circulación de ideas llevan años tratando de ponerle puertas a internet, ya sea por motivos de censura, ya sea por proteger licencias e intereses de grandes holdings privados, o ambas. Y tambien es cierto que estas redes reflejan el estado de la propia sociedad, encontrándonos con una gran cantidad de contenido que es resultado de todos los problemas frecuentemente citados, y que por supuesto, todo no merece la misma credibilidad, al estar empañado por el sesgo subjetivo. Es una cuestión de estadística.

Los necesarios cambios se van produciendo, pero, logicamente , por la resistencia comentada, no tan deprisa como nos gustaría. Hay, por ejemplo,  muchos paises en nuestro mundo donde se sigue discriminando por razones ideológicas, de sexo o de étnia. En el nuestro, por ley, hombres y mujeres tienen los mismos derechos. Esto, por supuesto no nos blinda de los abusos o las agresiones sexuales, del mismo modo que no estamos blindados contra el robo o el asesinato, no, lo que significa es que tenemos pleno derecho a denunciar estos hechos y exigir que el sistema juzgue con la verdad en la mano.  El siguiente paso es lograr que nadie quiera delinquir, abusar, agredir, violar, pero debemos ser realistas, esto depende de tantos factores que con endurecer la ley no basta. La sociedad en su conjunto ha de abrazar valores que por naturaleza muchos individuos rechazan, individuos que aún ven razonables comportamientos atávicos que poco a poco se van abandonando.  Como he dicho, los cambios son inevitables, y tratar de frenarlos solo crispa el ambiente, pero a su vez, los factores de cambio tienen unos tiempos, por lo que tratar de forzarlos o acelerarlos crea a su vez una reacción de regresión.

Esta necesidad de acelerar los cambios es natural,  delante nuestro hay un futuro lleno de posibilidades, y tambien una creciente sensación de urgencia, a causa del cuello de botella antes mencionado. Además esto se mezcla con una actual generación de individuos con la piel muy fina ante la advesrsidad, y prestos a ofenderse por cosas que antes hubieramos obviado, y que se han criado en una cultura de la inmediatez que no admite demoras ni sabe gestionar la frustración. Todo esto junto está provocando unos choques terribles en la sociedad, reflejados en las redes sociales. Las burbujas ideológicas se estampan unas contra otras. Al igual que en las guerras de religión, o en los conflictos territoriales, se abrazan ideas dogmáticas que han contaminado completamente el debate. El sesgo subjetivo, una trampa de nuestra naturaleza egoista inconsciente, arruina los argumentos, invalidándolos, por mucho que de tanto repetirlos, suenen a verdades tácitas. La objetividad cotiza a la baja en un mercado de lo subjetivo.

Y esta es una de las cosas a evitar. La búsqueda de la verdad es capital para avanzar , y nos enfrentamos a la era de la Post-verdad, donde basicamente, el sistema te vende la verdad con la que te sientas cómodo. El debate no va a ninguna parte cuando todos vienen convencidos de casa.  Hay que abrir la mente. Y la dificultad es grande, lo sé. Está en nuestra naturaleza agarrarnos a lo que apoya nuestra subjetividad. El llamado Sesgo de Confirmación. El ser humano debe transformar su naturaleza y abrazar algo más allá de uno mismo. No debemos perder de vista que el objetivo es transformar esa estructura de sociedad piramidal en algo más igualitario, más horizontal.

Las Izquierdas basan normalmente su discurso en lo que podríamos ser, en los propósitos de construir algo más justo y más plural, mientras que las Derechas abrazan posiciones conservadoras y se acomodan a una sociedad de clases, que se fundamenta en todos los atavismos humanos sin excepción. En medio tenemos a los antes mencionados Neoliberales, lo que en política se da en llamar "el centro" que en contraposición a las dos anteriores, que quieren estados fuertes, las unas más progresistas y sociales, y las otras más conservadores y clasistas, establece un estado prostrado a los grandes intereses privados, que no le ponga restricciones ni regulaciones. Privatizando las ganancias y socializando las pérdidas. Esto nos acerca peligrosamente a un escenario en que la socedad se convierte en una mera masa de consumidores pasivos, manipulada por grandes empresas que controlan los medios de producción y que no dudan en comerse a sus competidoras mas pequeñas, porque, eunque su mantra sea el Libre Mercado, su objetivo final es ser ellas todo el mercado. Cuidado con este modelo, porque convierte al estado en un bien de consumo.  En cualquier caso es un agente que impide el necesario cambio que he venido mencionando, porque se basa en el individualismo más cerril, y por su vacío ideológico, suele hacer buena argamasa en gobiernos de coalición, habitualmente, con posiciones conservadoras. Coaliciones de Centro-Derecha, que se están imponiendo por muchos paises del mundo con la bendición de los grandes intereses privados.

¿Tal vez el Anarquismo puede ser la vía para establecer sociedades horizontales? (no confundir con el Anarcocapitalismo, que en sí es una rama más radical aún del Neoliberalismo, que en vez de querer controlar los estados, aboga por su desintegración para que todo sea "libre mercado") Estos sistemas proponen una libre asociación de individuos, sin que tenga que establecerse una autoridad superior, y en un escenario más amable, serían la primera piedra de las sociedades del mañana. Hoy dia, sin embargo, debido a las enormes pugnas entre poderes económicos gigantescos influyendo sobre los estados de los que, inevitablemente, formamos parte, cualquier opción que busque construir algo al margen del sistema es tan marginal que sus efectos son imperceptibles. Nos guste o no, para transformar el sistema hay que intervenir en él.

Y no olvidemos que , anarquistas o no, seguimos presas de nuestros atavismos que tienden al egoismo y la sociedad de clan, por lo que una libre asociación de individuos, ahora mismo tiene muchos números para acabar degenerando en un conflicto entre intereses particulares donde se acabase imponiendo la Ley del Más Fuerte. Esto es: Volveríamos a la Casilla de Salida.

En cualquier caso, no nos volvamos reaccionarios porque luchamos contra reaccionarios. Es preciso discrepar y argumentar desde el respeto. Actualmente se ven discursos tan radicalizados a un lado y al otro, que lejos de alentar el apoyo del ciudadano medio, lo asustan. la Izquierda ha perdidido progresivamente el apoyo de la clase obrera, porque ultimamente parecen empeñados en deconstruirla para adecuarla a sus visiones progresistas, pero esto no funciona así, porque solo están logrando que una importante masa obrera decepcionada con ellos se vaya al centro o a la derecha. Los periodos de cambios y de crisis tambien alimentan las tensiones territoriales y nacionalistas, y estamos viviendo un repunte de las mismas a una escala de crispación enorme, y eso tambien asusta al ciudadano medio. El resultado es que, ante un escenario tan radicalizado, una importante masa ciudadana se está acercando cada vez más a posiciones de centro, donde ellos ven que no se crispa tanto el ambiente, y eso los pone en manos de los neoliberales. Sin duda un dificl escenario, que es otro de los grandes desafíos que tenemos en la actualidad.

Por mi parte, creo que, aunque la situción es complicada, no es imposible de resolver. Ya estamos empezando a dejar atrás al mono agresivo, posesivo, territorial y jerárquico que hemos sido durante millones de años, y vamos, poco a poco, convirtiendonos en algo más. Aún nos falta mucho para conseguir que la humanidad entera abandone sus miedos ancestrales, sus tendencias a pelearse entre sí, a establecer tiranías, a abusar de sus congéneres y segregarlos por pretextos de género, de étnia o nivel económico. Hará falta paciencia, pero tambien perseverancia, y mucha mano izquierda, que es algo que hoy dia le está faltando a todo el mundo, hasta a la izquierda.  En este pais mañana tendremos elecciones generales, y del resultado podremos sacar una radiografía de todo lo que venido comentando. De ahí en adelante, vamos a ver que opciones hay para ir pasando, poco a poco y sin asfixiarnos, el complicado cuello de botella, que en realidad son muchos de diversos tamaños, cada uno a la medida de sus particulares problemas. Encarémoslo con espíritu positivo y no prestemos oídos a profetas de las soluciones fáciles. Estas no existen. Solo le están hablando al mono. Ojala este mono venido a más encuentre un camino similar al que encontraron los Bonobos hace millones de años y abandone de una vez la senda del chimpancé.

martes, 23 de abril de 2019

El Cuello de Botella: Donde estamos.

En el anterior post he comenzado una reflexión que he querido desarrollar en 3 partes, debido a su complejidad, acerca de la naturaleza de nuestra especie y el reto al que se enfrenta en su devenir hacia alguna parte, el cuello de botella vaticinado por Carl Sagan y otros humanistas. Nos preguntábamos si habíamos avanzado tan poco en términos de progreso desde los origenes de la especie, ya que aún nos impulsan ansiedades y atavismos relacionados con antiguos mecanismos de supervivencia.

En realidad hemos avanzado bastante, teniendo en cuenta las unidades de tiempo de la historia natural, un suspiro en términos globales, pero, efectivamente, siempre construimos sobre arenas movedizas. Aún nos falta mucho para desprendernos de los atavismos que han estado dinamitando el progreso de la humanidad practicamente desde el neolítico. Hablamos, a lo mejor de hasta unos 10.000 años de historia de las sociedades humanas, frente a más de 2 millones de años de instintos de supervivencia, tan solo del género Homo. La cuenta está en números rojos, pero hay voluntad de invertirla. Un factor clave es la educación. Individuos formados en el civismo y la pluralidad comprenden que el universo no gira en torno a ellos y contribuyen a una sociedad que vas más allá del miedo y la intimidación, o acaparar bienes y recursos. Por supuesto, el proceso debe repetirse generación tras generación, porque seguimos naciendo con la programación egoista de serie, y es responsabilidad de padres y educadores llevar a cabo esta tarea, amparados en un estado que piense en el progreso y no solo en proteger intereses económicos privados.

la idea del estado es un concepto que, en la teoría, va contra esos atavismos, por cuanto garantiza, una vez más en teoría,  una cooperación entre individuo que, a priori, no tienen por que conocerse ni pertenecer a un mismo ámbito. Eventualmente, a lo largo de los siglos, el concepto de estado ha querido ser más y más plural. Actualmente se juega con la idea de Democracia, un sistema en el que el pueblo es representado en cámaras que garantizan una comunicación entre el ciudadano y el poder. Es una relación que depende de un fragil equilibrio, porque el ciudadano ha de ser formado para valorar su papel en este sistema, y a la vez los representantes y gobernantes han de saberse empleados públicos, que están ahí para escuchar y administrar con responsabilidad, honestidad y empatía. Seguramente debido a eso, y a que de forma casi inevitable se queda a expensas de los atavismos antes mencionados, es muy raro que una sola democracia no acabe afectada por las consecuencias de los mismos: corrupción, partidismo, clientelismo y establecimiento de oligarquías. Aún así (y lo digo no sin amarga ironía) es un avance respecto a los sistemas anteriores, basados exclusivamente en el autoritarismo, la intimidación directa y la concentración de poder en muy pocas manos, caso de monarquías, imperios y dictaduras de todo cuño.

Hasta ahora todas las sociedades que se han venido construyendo a lo largo de los siglos no han logrado desprenderse de estos lastres al progreso, ya que indistintamente, se acaban constituyendo pirámides de poder y control de los recursos materiales y humanos, estratificadas en clases o grupos sociales, que responden desgraciadamente a la limitada lógica del clan, mirar por tí y los tuyos.  Se potencia la búsqueda del beneficio personal y de la competencia por las recompensas. Hasta las sociedades más pretendidamente progresistas y plurales de la actualidad acaban degenerando en esto, y eso las que no están aún en un nivel de atraso manifiesto, dejadas así, precisamente por la codicia, el egoismo y la avidez de recursos de las más "desarrolladas", que ejercen su poderío económico y militar para asegurarse el control de estos recursos.

Este modelo social en el que se acaba cayendo por A o por B, inevitablemente, genera injusticia, clasismo, bolsas de miseria, marginación, ignorancia, y bucles sin fin de crímenes y castigos desproporcionados. El afán de riqueza transmite de forma vertical a los diferentes estratos que lo único importante es escalar la pirámide, que el fin justifica los medios, y que los medios más eficaces son la violencia y la intimidación. Incluso sin ejercer una violencia directa, se establece una relación de sumisión forzosa en función de la posición dentro de la pirámide. Las civilizaciones, que quieren verse como alternativa a la ley de la jungla, establecen su propia ley de la jungla con su propio ecosistema de depredación.

La propia política es rehen de estas pugnas de intereses particulares, que poco o nada piensan en la pluralidad. Se está imponiendo cada vez más el modelo Neoliberal, una forma de dar al capitalismo, el sistema económico dominante, basado en la obtención de beneficios sobre cualquier otra cosa, una impunidad por encima de gobiernos y estados que resulta muy peligrosa, por cuanto tiene de blindaje del pensamiento egoista, de ir al beneficio exclusivamente personal. El definitivo triunfo del instinto egoista sobre el progreso de la sociedad.

Pero volvamos a la base de la sociedad, al ciudadano, al individuo. Como he dicho antes, la educación es clave para poner coto a estos atavismos subconscientes que he comentado. Por desgracia, debido a todo lo que he comentado, la propia sociedad condiciona mucho la calidad de la educación recibida, incluso en el seno de la familia, por lo que sucesivas generaciones criadas en valores retrógrados, egoistas, de clan, renuevan el bucle de la injusticia. Individuos que solo piensan en el beneficio personal siguen constituyendo una importante masa social. La segregación por cuestiones culturales, étnicas, de género, la xenofobia, homofobia, el rechazo clasista al pobre, los odios estériles entre comunidades, paises, religiones, alimentan esa rueda que no para de girar en que el ciclo de la injusticia se renueva y pudre todas las sociedades.

Y, a todo esto, el progreso tecnológico, siempre espoleado por las escaladas militares, nos convierte en consumidores masivos de fuentes de energía y recursos. Consumimos a un nivel desaforado, y medio planeta sufre un profundo machaque geopolítico, por el control de las materias primas que la maquinaria necesita para seguir a todo gas, ya que según el paradigma del capital, levantar el pie del acelerador no es opción. Una situación insostenible a largo plazo. El colapso no llegará de un dia para otro, pero hay señales de que podría haber empezado.

Es preciso un cambio de paradigma. Porque hemos llegado al cuello de botella que mencioné en el primer post. En el tercero haremos la reflexión final sobre las perspectivas, porque no me resigno a negarme una esperanza. Como ya dije tambien al principio, creo que vamos mejorando, aunque la mejora parece lenta e imperceptible a la escala de las vidas humanas..

lunes, 22 de abril de 2019

El Cuello de Botella: De donde venimos


Este es el comienzo de un post en 3 partes que empiezo a desarrollar hoy, para reflexionar sobre unas cuestiones que siempre me han preocupado, y que son de capital importancia para reconocernos a nosotros mismos.

No hace mucho volví a verme los episodios de la gran serie documental COSMOS, la original, la de Carl Sagan. La más reciente, con Neil De Grasse Tyson tambien me encanta, por la forma en que actualizaron el formato y mantuvieron la intención de comunicar y hacer llegar no solo la ciencia, sino el afán por saber, a toda una nueva generación.  Además de científico, Sagan era un profundo humanista, y le apasionaba nuestra historia, conoocer el devenir del ser humano desde sus orígenes a través de los siglos, y las muchas formas en que el camino se iba bifurcando para el avance de la civilización o la búsqueda de conocimiento.

En uno de los últimos episodios de la Cosmos original, Sagan planteaba una idea que rondaba en las cabezas de otros pensadores y científicos: que el avance de nuestra especie se estaba encontrando con un cuello de botella que iba a determinar si pasaríamos al siguiente nivel, o nos quedaríamos estancados social y tecnológicamente, o incluso nos autodestruiriamos Que posiblemente toda especie inteligente en el universo se acabaría encontrando en esa misma situación, en que aún no hubieramos superado nuestros atavismos ancestrales, pero ya tuvieramos un nivel tecnológico como para autoaniquilarnos, precisamente si no éramos capaces de desprendernos de esos atavismos y avanzar.

La tarea no es sencilla. Vayamos al origen, a la raiz del asunto. Como todos los seres vivos, llevamos el egoismo grabado en nuestros genes. Es la base de la supervivencia, dar prioridad a nuestra persona individual. Animales y vegetales comparten este vínculo desde que solo éramos seres unicelulares. A medida que los seres han ido siendo más complejos, se han desarrollado patrones de conducta derivados, como el de pertenencia a un clan, la asociación de individuos más antigua que existe. Ya no eres solo tú la prioridad, ahora lo es tu rama genética, y harás lo que sea por protegerla. De ahí a la manada , y poco a poco, a lo largo de los millones de años, llegamos a los primates, a los homínidos y al ser humano.

Los mecanismos de supervivencia se van canalizando en múltiples formas a medida que los cerebros se hacen más complejos, y llega un momento en que ya no son nuestra actividad principal, porque somos capaces de pensar en algo más que en sobrevivir, comienza el pensamiento abstracto, la invención, la transmision de ideas, la cultura, y las primeras civilizaciones. En la historia de la vida en este planeta, el desarrollo de la inteligencia humana abarca los últimos instantes, y ha sido exponencial, cada vez más rápida.

Aunque no nos guste hablar de ello, esto responde a un rasgo algo oscuro de nosotros mismos. La evolución, como ya he dicho muchas veces, no es una  entidad como tal, solo la manifestacion de la supervivencia de los más aptos o mejor adaptados, que pueden trasnmitir sus genes a la siguiente generacion, no sigue, por tanto, un plan. No había un objetivo de volvernos más inteligentes, ocurrió, porque en el entorno en que los homínidos se fueron volviendo la especie dominante,  solo los individuos más astutos, más taimados o más fuertes sobrevivían. Y esto se debía porque nos dedicamos muy pronto a matarnos entre nosotros, entre individuos y entre clanes, por los recursos y por el territorio. Ante la ley del más fuerte, que se impuso antes de que fuéramos Homo Sapiens, salieron adelante, hablando vulgarmente, los más cabrones, y tambien aquellos que eran capaces de cooperar, para sacar beneficio mutuo.

Las eras pasaron y se establecieron las distintas civilizaciones, y a dia de hoy esto nos plantea un conflicto, porque a pesar de nustra capacidad, de nuestro brillante potencial para ser algo mejor, la programación básica de nuestros cerebros sigue ahí, ahora canalizada a través de comportamientos que cada vez encontramos más reprobables y cuestionables, que, sin embargo, no conseguimos erradicar ¿Por qué?

Solo tenemos que echar un vistazo a nuestros paruientes más cercanos, los chimpancés, la especie primate que más se parece a nosotros, y que tambien manifiesta comportamientos inquietantemente reconocibles. Son extremadamente territoriales, posesivos, jerarquicos hasta un punto cruel, y sus luchas entre clanes por el territorio llegan a extremos de sadismo, de violencia innecesaria, solo para aterrorizar al clan rival. Es facil captar patrones. Por otro lado, tenemos a los Bonobos, una especie emparentada con estos, que sin embargo es todo lo contrario, igualitaria, pacífica, hospitalaria, generosa con sus recursos, y que usa el sexo de manera abierta y desinhibida, como forma de establecer lazos afectivos, no como forma de sometimiento. ¿Una especie evolucionó de la otra o tienen un ancestro común? Sería muy interesante averiguar cómo divergieron dee sta forma tan radical, por si pudieramos sacar alguna enseñanza para nuestra autorrealización.

Centrándonos, por ahora, en nustra propia rama genética, la base de los mecanismos de supervivencia está relacionada con algo muy básico de la psique humana, el miedo, un miedo atávico, irracional, que se manifiesta practicamente desde que nacemos, ni siquiera necesitamos ser conscientes de él, sus implicaciones están ahí. Una serie de fobias animales que han condicionado nuestros comportamientos desde hace millones de años. La más básica, a la muerte, a la desaparición, a dejar de estar, se basa en mecanismos de alarma muy sencillos de nustro cerebrio primitivo. hasta el animal más simple lo posee. No piensan, y mucho menos en la muerte, pero huyen de las situaciones de peligro, del mismo modo que tratan de alimentarse a toda costa. Ahí tenemos otro miedo atávico evolucionado de mecanismos automáticos de supervivencia, a no conseguir recursos, a no tener bastante, que afecta a otros muchos factores, como la reproducción, los territorios de caza, la rivalidad entre miembros de una misma especie, etc...

Eventualmente, desarrollamos la forma más básica de asociación que hemos conocido, el clan, establecido en torno a un macho o hembra alfa, que cumplen la función de progenitores e imponen su dominio por la intimidación hacia los demás miembros más jóvenes, ancianos o débiles, hasta que un nuevo Alfa, o varios,  disputa el mando y reemplaza al anterior, manteniendo siempre la jerarquía. En la psique homínida, la forma de medrar en el clan era ser servil mientras fuera seguro, y actuar de forma oprtunista. En resumen, ser mezquino y taimado. En esta organización las pugnas por el poder son constantes, porque conllevan control de los recursos, el alimento y las opciones de reproducción.

A lo largo de los milenios hemos ido construyendo nuevas formas de sociedad, aparentemente más plurales, más avanzadas, que el mero clan., y efectivamente, han sido el núcleo de grandes cambios culturales y sociales. Indistintamente, sin embargo, en todas siempre subyace este forma de pensamiento, el caracter posesivo, egoista, territorial y violento, que solo mira por el bien de uno, y de su clan. Se observa al de fuera del clan como a un extraño, y por tanto, enemigo, rival o presa, la explotación del ser humano por el ser humano es tan antigua como la historia de las civilizaciones. Nuestra historia ha estado siempre marcada por el conflicto de intereses particulares, las pugnas por el poder, y el control de los recursos, todo manifestaciones de aquellos macanismos automáticos de supervivencias, despues traducidos al pensamiento de los homínidos como toda esa serie de miedos y ansiedades que nos empuja a unos contra otros. ¿Tan poco hemos avanzado?

En realidad hemos avanzado bastante, como vamos a abordar en el siguiente post de esta serie.




lunes, 15 de abril de 2019

Métele todo lo que aún funcione.

"Vale, tio, métele a la peli todo lo que aún nos funcione, a ver si todavía salvamos esto"
Me vino a la cabeza esta posible conversación en un despacho de Lucasfilm despues de haber visto el Teaser de la última (ya veremos) película de esta errática trilogía de Star Wars que llevan ofreciendonos desde hace unos 5 años. (digo ya veremos porque probablemente Disney quieran seguir explotando la popularidad de algunos de los personajes en algun producto exclusivo para su plataforma de TV)

Recibí el anuncio del Teaser con una sensación de pereza que a mí mismo me resultó triste, por el brutal contraste con el que en su dia, hace ya la friolera de 20 añazos (el tiempo se acelera exponencialmente, porque para mí esto fué anteayer) recibimos el primer Trailer de la primera película de esa nueva trilogía que volvería a explorar el universo SW: La Amenaza Fantasma. Gritos, histeria, estados de euforia y de catársis casi religiosa, a pesar de algunas imágenes que hacían arquear un poco la ceja, pero que en ese momento no quisimos analizar demasiado. ¡Era la primera peli nueva de Star Wars en 15 años!.

El resto de la historia es de sobra conocido: Una trilogía de PRECUELAS que ocuparía el espacio de los misteriosos episodios 1, 2 y 3 que componían aquella supuesta saga espacial donde La Guerra de las Galaxias arrancaba en el episodio 4 (Una numeración puesta simplemente para tirarse el rollo y evocar a los seriales a lo Flash Gordon) y que no acabó de encajar con el material rodado 16 años antes. Tenía grandes ideas y personajes con potencial y carisma, (sin duda lo mejor el joven Obi-Wan Kenobi), y todo el trasfondo de la república caida en decadencia, pero todo el resto se veía artificial, y no me refiero a los efectos especiales. Veíamos una versión potenciada y magnificada de los fallos de Return of the Jedi, donde muchas situaciones se veían creadas ad hoc. No ves el encadenado de acontecimientos, sino que que estos ocurren "porque toca". La supuesta apoteosis final de aquella trilogía se ve forzada, todo se quiso encajar con la continuidad como fuera, y encajó, sí, a martillazos. Hoy dia, todo ese pifostio es Cánon porque lo dice LucasFilm, y sin embargo, la trilogía de novelas de la Nueva República ya no. Cosas del mercado.

No, el papel de continuadora de los acontecimientos de despues de Return of the Jedi es ahora la nueva trilogía empezada a construir desde  2015. Igual que hiciera Lucas con las precuelas, Disney, la actual propietaria de la franquicia, ha querido enfocar esta nueva trilogía a un nuevo público. Y ya estamos viendo lo que pasa cada vez que se coge este universo y se intenta hacer "mas digerible" para una nueva generación.  Los Millenials y Centenials están sumidos en un caos identitario y en un marasmo de subjetividades hipsters tan impresionante que no ofrecen un espectro coherente, y eso se ve reflejado en la trayectoria de estas películas,. Cada una se ha querido tirar en una dirección, o en varias a la vez. Ahora con el Teaser que acabo de ver , tengo la sensación de que esta trilogía ha necesitado 3 películas para decirnos a donde vá, algo que a las originales les habría bastado con una. Y si una trilogía de películas parece que por fin arranca en su tercera entrega es que van muy perdidas.

Como me pasó con las Precuelas, me gustan algunas ideas, me gustan algunos personajes, aunque esta vez el trasfondo es más vago que en las anteriores, pero ahí había material , igual que en aquellas, para contar una buena historia independiente, de una nueva era de la Galaxia, CON una nueva generación, no PARA una nueva generación, no sé si se capta el matiz.

Esperaré a haberla visto para hacer un análisis pormenorizado, no ya de esta o de la presente trilogía que termina, sino de lo que ha sido esta saga en el cine y en otros medios. Por ahora, solo puedo decir que esa risa al final del Teaser, de Palpatine (o que ellos han querido que lo parezca) me ha causado más indignación que sorpresa. ¿que va a ser lo próximo? ¿los fantasmas de Vader y Obi-Wan dandose de espadazos? ¿que Lando tambien venga a a morir heroicamente? No, tios,en serio, no necesitais esta mierda para contarme algo.

viernes, 12 de abril de 2019

Empezando un par de cosas


Estoy subiendo nuevo material al Patreon. Bocetos de las cosas que estoy ahora trabajando en mi cabeza. Aunque hace casi un mes que terminé el último comic que he hecho, este encargo de Panini del que he hablado aquí mismo, llevamos unas semanas haciendole ajustes y añadidos de última hora, y me ha costado centrarme otra vez.

Estoy ahora  con un par de encargos particulares que me llevarán un par de semanas más, pero a la vez he empezado ya con las cosas que vengo planeando, y de las que tambien he hablado en algunos posts anteriores, pero vamos a refrescar un poco la información.

Despues del traslado de ciudad, del comic del que os he hablado, y de orgamizarme la vida aquí, ya puedo ponerme con tranquilidad a los temas que quiero empezar a hacer de ahora en adelante. Tengo la opción de continuar tanto Los Mundos de Valken como Krysalis, y en ambos casos me importa ahora mismo más el cómo que el qué. Cada uno va a un nicho de público, y quiero hacer un buen trabajo en cada dirección. Krysalis quiere crear nuevos lectores entre el público infantil-juvenil, y Valken va a mi fan de siempre, y a aquellos que quieran leer ci-fi ligera, con ecos de comics y películas de otro tiempo. Aparte, está Kung Fu Monkey, que voy a cerrar el arco actual del webcomic y darle un tiempo de descanso antes de decidir que haré con él y cuando.

Estos dos comics seguirán siendo gestionados por las respectivas editoriales con las que nacieron, Grafito en el caso de Valken, y Letrablanka en el de Krysalis. Aparte, tengo pensado hacer un par de cosas por mi cuenta, como para mí, aunque en realidad todos los comics los hago como me gusta a mí leerlos, en los dos primeros hablamos de productos hechos para encajar en dos editoriales que tienen una política concreta de contenidos, y estos otros que voy a ir subiendo a mi Patreon son cosas que quiero hacer sobre todo para divertirme yo, porque así podré mantener un equilibrio y no me agobiaré tanto como me ha ocurrido varias veces en el pasado.

Parte del agobio me venía sobre todo de que , desde que empecé en esto a mediados de los 90, fuí viendo cómo el mercado del comic de aquí se estaba apagando y quedandose  en una sombra de lo que había llegado a ser en los 70 y 80. Justo la época de los comics con los que me crié, y a los que me quería dedicar algun dia, por lo que ver cómo la industria se iba yendo gradualmente más y más a la mera reedición y dejaba la producción propia para cosas alejadas del mercado comercial me producía una frustración que iba a más y más con los años. Y peor aún si me obsesionaba con crear productos que fueran muy comerciales y que ayudaran a recuperar la menguante base de lectores ocasionales, y que logicamente requerían una inversión a largo plazo que hoy dia nadie se atreve a hacer.

Hoy el mercado está mucho más reducido y fragmentado en chorrocientos nichos distintos de lectores, así que por mi parte, voy a trabajar en crearme y mantener el mío, y si, por casualidad sonara la flauta y diera con un éxito comercial, será bienvenido. Se acabó tragar bilis y frustración por las cosas que no puedo cambiar, sobre todo cuando ellas mismas no se dejan cambiar ni a tiros. Voy a tratar de mirar más a lo lejos.