martes, 23 de julio de 2019

Los Emos del ayer...

...son los Justicieros Sociales del hoy. Tal es la evolución de una forma de sentir , que no pensar, porque pensar requiere una reflexión, y la reflexión no tiene lugar en un ámbito puramente emocional. Lo intensito deriva facilmente al postureo. Y el postureo llevado a las causas sociales es lo que las ha destruido desde dentro. Aunque mucha de esta gente no lo quiera ver así, lo que hay debajo de todo este sedimento es un poso de pensamiento neoliberal, indivuidualista a saco, la exigencia al estado de "que hay de lo mío?" y en suma, pedir cuentas a los demás. Una postura muy cómoda por cuanto carece de autocrítica. El sistema es clasista, egoista e  injusto, ha llegado al extremo de culpabilizar al ciudadano de "vivir por encima de sus posibilidades" ante crisis provocadas por la banca y las grandes fortunas,  (una postura absolutamente neoliberal, socializxar las pérdidas pero privatizar las ganancias)  y debe ser cambiado.. Pero si lo intentamos hacer desde esa postura, o más bien ese postureo, solo logramos dos resultados:

A-que no cambiamos nada, y el sistema sigue funcionando igual, o sea MAL

B-Que el clima social se va crispando a medida que el postureo y la demagogia se adueña del debate, con lo que el ejercicio de la política se vuelve aún más acomodaticio, inoperante y limitado a elevar el volumen, lo que vuelve irresolubles muchos problemas y crea otros nuevos, ya sean sociales, identitarios o territoriales, hinchados de forma artificial y convertidos en choques de trenes. DOBLEMENTE MAL


Menos intensitos y menos postureo, por favor. El victimismo no es un argumento válido para los que nos roban, y tampoco puede serlo para nosotros.

viernes, 19 de julio de 2019

Banderas blancas en la Luna


Hace poco más de dos dias, fué el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, o, para ser inclusivos con los magufos de turno, de la superproducción más cara de Hollywood, la NASA y los reptilianos venidos de Raticulín.

 Aunque nací poco despues de las últimas misiones Apollo, en los informativos y programas de TV de los 70 solían aparecer mucho las imágenes de los distintos alunizajes, con el Rover lunar y todo, que empezaron a capturar de muy pequeño mi imaginación hacia el espacio y sus maravillas y misterios. Sé que la carrera espacial tuvo entonces una motivación militar y política, y que hoy dia sobre todo puede tener una motivación comercial, económica, por el control de los posibles recursos que se encuentren en la Luna, en Marte y en otros objetivos repartidos por el vasto, inmenso Sistema Solar.

Pero hay un detalle que me encanta, por lo evocador y poético. Todas las banderas plantadas en la Luna por las distintas misiones, que en aquellos años 70 lucían unas brillantes barras y estrellas (aunque las viéramos en una tele en B/N) Hoy dia , por la acción de los rayos ultravioletas, están totalmente descoloridas, blancas. Sin distintivo alguno.

Así que en este aniversario, dos cosas han ocurrido que me han parecido ciertamente poéticas. Una, que se produjera un eclipse lunar, y la tierra proyectara su sombra sobre la luna en el aniversario del dia que dejamos huella en ella, y que de esa huella, del rastro de aquella enloquecida carrera política, económica y militar entre superpotencias poco o nada interesadas en compartir este mundo,  hayan quedado un puñado de banderas blancas. Qué le voy a hacer, cuando me pongo, puedo ser muy cursi.

Pero cursilerías aparte, conviene tener en cuenta esto tambien: las actuales superpotencias son las grandes multinacionales y holdings privados, que tampoco tienen ningun interés en compartir este u otros mundos. Si la exploración espacial se encamina por esas vias estaremos llevando nuestra codicia y nuestro egoismo al espacio. nada que no nos haya adelantado la ciencia-ficción más distópica, pero me gustaría pensar que podemos hacerlo mejor que eso.

lunes, 8 de julio de 2019

¿Tan vacíos estamos?

¿Tan vacías resultan nuestras existencias a nivel emocional para que nos pasemos la vida comparandonos con los demás? Yo lo comento porque hay como una sensación general, que no admitimos más que con la boca pequeña, de que los éxitos de los demás son una losa para uno mismo.

Puede que tenga que ver con la fijación por competir que tenemos impuesta, primero por la naturaleza, y luego, por la propia sociedad, que en sí solo es un reflejo de todo el equipaje que arrastramos de eras anteriores a la civilización, por mucho que nos joda verlo de esta manera.

Esta competitividad procedente de los instintos de supervivencia y canalizada hoy dia a través de comportamientos más "civilizados" nos condiciona a ver a todo el mundo de forma subconsciente como un rival, un depredador o una presa.  Súmale  a esto los rápidos cambios produicidos en nuestras molleras a medida que estas han ido creciendo para dar espacio a cerebros más complejos y desarrollados, que han llenado nuestra psique de laberintos y de dudas sobre nosotros mismos y nuestro entorno.

Es algo que deberíamos haceros mirar si actualmente nuestro objetivo es establecer sociedades plurales y justas. Son deberes de hace miles de años, los mismos que llevamos repitiendo curso.

sábado, 29 de junio de 2019

Entrevista al achechino

Este pais aún no ha terminado su proceso de transición desde el totalitarismo. La famosa transición fué cortada en seco cuando se lograron los dos objetivos principales: entrar en la OTAN y en la UE. Pero seguía pendiente el reencauzamiento del pais hacia los valores democráticos. Sigue siendo una asignatura pendiente para muchos de nosotros. Seguimos teniendo el poso reaccionario que salta en cuanto nos tocan lo nuestro o se avecinan cambios que trastornan nuestro orden tradicional. Y esa actitud de "maricón el último" que nos anima a saltarnos las normas comunes si suponen un lastre para el enriquecimiento personal, "yo miro por lo mío y el que venga detrás que arrée" tan en boga en la España del pelotazo, del chanchullo con fondos públicos y el famoso "¿que hay de lo mio?" tan superdemocrático.

¿Que ocurrió tras la famosa guerra civil? que el bando "ganador" declaró, no la paz, sino la victoria, y automaticamente se lavó las manos de los crímenes cometidos, y a la vez, se atribuuyó carta blanca para seguir cometiendolos.  Al otro bando se les consideró asesinos y traidores al pais para el resto de sus vidas. Quien siembra odio, suele  recoger cosechas que salpican sangre en todas direcciones. El tiempo y la presión ayudaron a que la olla explotara.

La rabia terrorista arrasó con todo, fué un lastre a la recuperación democrática, y provocó más dolor y más odio. Era el testimonio de una transición dejada a medias, de toda una serie de cosas que seguían estando mal. Se utilizó políticamente, si, pero tambien por quienes se erigieron en superdemócratas. Deliberadamente alargaron la "vida util" de la banda terrorista para sacar réditos políticos. Esto costó aún más vidas y más dolor.

Hoy toda esa rabia ha quedado atrás. Basicamente porque los vascos ya estábamos hartos de que unos y otros se empeñaran en hablar "en nuestro nombre" clamando lo que era mejor para nosotros con muertos de por medio, y queríamos que el debate político fuera exclusivamente eso, político.  Los que en su dia se dejaron arrastrar por esa rabia, hoy hablan de pasar página, y todos los que violaron la ley estan cumpliendo condenas o las han cumplido ya. No van a saltarse su cuenta pendiente con la sociedad. Pero se vuelve a producir el mismo fenómeno. Una parte del pais los seguirá viendo como asesinos y traidores al pais el resto de sus vidas. Incluso llaman asesino a quien no mató ni secuestró a nadie , solo por haberse movido en ese entorno. Incluso cuando reconoce abiertamente que la lucha armada fué un episodio negrísimo de nustra historia reciente, y que hoy solo quiere expresar sus ideas en igualdad en una cámara democrática.

A esta actitud de dar voz a todas las opiniones se han puesto a llamarla desde los sectores de siempre blanquear crimenes pasados. Es curioso, porque este pais no tuvo nuingun reparo en incorporar a la democracia a ex-franquistas, ministros, policias, funcionarios, que nunca perdieron sus privilegios, que habían tortutrado en comisarías y hasta habían firmado penas de muerte y los nombraron diputados. ¿eso no es blanquear una dictadura?

Nuestra historia reciente tiene muchos puntos oscuros, y necesitamos acciones que nos permitan pasar página. No puede ser que solo "pasen página" los de siempre y al resto que les den. Si se han "blanqueado" el golpe de estado que tumbó la república, los crímenes de uno de los dos bandos, los largos años de represaliados durante el franquismo, la absoluta impunidad que entonces se ejerció contra el ciudadano, por los que practicamente se fueron todos de rositas declarandose años más tarde "demócratas de toda la vida", y ya en "democracia" las detenciones ilegales producidas durante décadas a chavales del entorno de la izquierda abertzale,  torturas, palizas y algun que otro entierro en cal viva (un "blanqueo" bastante efectivo) creo que a estas alturas todos tienen derecho a decir lo que tengan que decir, para que todos podamos descansar en paz, y las víctimas las primeras. Seguir con la inquina, desgraciadamente puede acabar reiniciando el ciclo del odio. Parece que el despropósito en que se ha convertido la política catalana no nos ha enseñado nada. Podemos pasar página, pero hace falta voluntad por TODAS las partes.

lunes, 24 de junio de 2019

"Pues a mi perro le gustan los petardos"

Hay siempre alguien que te dice que su perro no se asusta con los petardos, pero no es eso lo que yo veo en la calle cada vez que llega Sant Joan.  Deben ser casos muy especiales, porque la mayoría de los animales que tienen un oido más agudo que nosotros, que lo hemos ido perdiendo, sobre todo por crecer en entornos saturados de ruido, sufren mucho con las altas frecuencias de nuestro entorno. No hay más que oir a los pobres perretes que se ponen a aullar cuando pasa una ambulancia con la sirena a toda tralla. Y los gatos no dicen nada, pero siempre corren a esconderse.

Tan malo es generalizar en un sentido como en el otrro. Todos los perros no se asustan de los petardos, pero ante la duda yo prefiero no hacer la prueba.

sábado, 22 de junio de 2019

Una semana por la Ciudad de la Luz

Si, vale, el título me ha quedado algo cursi, pero es normal. Para los parametros de aquí, todo lo relacionado con las Galias puede sonarnos cursi. Comparado con las formas de nuestro pais, donde intercalamos una palabra de connotaciones sexuales o genitales cada dos frases, el vocabulario francés está lleno de expresiones que, traducidas al español, hacen saltar enseguida el medidor de ñoñez.  Es liberador poder usar esas expresiones en un contexto en que se consideren coloquiales, al menos por una semana.

Y si, he tenido mucha dosis del Paris refinado, sofisticado, sexy... y tambien del Paris turístico, gentrificado, masificado en algunas zonas, lleno de visitantes en bermudas y chancletas que quieren impregnarse un poco de todo aquello. Tambien del Paris de los curritos, de las miriadas de personas que van desde los pueblos cercanos, auténticos barrios dormitorio de mayoría musulmana que le darían urticaria a un Santi Abascal o un Jimenez Losantos, como en el que me he alojado esos dias, donde he comido en puestos callejeros, he visitado abarrotados mercadillos que parecían Zocos, y  he ido cada dia a coger el RER, el cercanías de la regíon de Paris, con sus característicos vagones de dos pisos, llenos hasta los topes.

Y el Paris de los universitarios, de la gente Geek, de las salidas por la tarde a tomar cervezas (otra de las cosas que más me gustan de ir allí, probar nuevas marcas de cerveza) y de las tiendas de BD, de Manga y de comic USA, casi toda por la zona de Sant Michel, muy cerca de la catedral de Notre Dame, que he podido ver de nuevo, desmejorada pero en tratamiento, años despues de haberla visitado por dentro, algo hoy imposible. Una joya del gótico que nos dió un buen susto a todos hace un par de meses, cuando el famoso incendio que la ha dejado sin tejado ni aguja central.

Aunque solamente tenía que estar para un fin de semana, la cosa cayó cerca de la fiesta de cumpleaños de mi editor, así que me fuí una semana antes y pude asistir a la celebración... en un Laser Tag. Maravilloso, ir correteando por los pasillos pistolita en mano, con la pizza dandome saltos en el estómago XD

La mayor parte de la semana la pasé dando vueltas por la ciudad. me gusta andar, me relaja, es un ejercicio sano, y vas descubriendo sitios. Aunque esta vez sobre todo me dediqué a revisitar zonas que ya conocía, como las orillas del Sena, el parque de las Tullerías con sus cuervos prestos a zamparse tu bocata, o el Black Dog, el garito metalero más conocido de Paris, con restaurante y todo, para cenar comodamente mientras suena Death a toda tralla.

Finalmente, las dos sesiones de firmas en  la tienda de manga Hayaku, y en la librería BD Net, donde hubo que enfrentarse al dificil público parisino, aunque curioso ante lo que estábamos mostrando, mientras iban viniendo algunos amigos que solo veo muy de cuando en cuando, basicamente en estas escapadas a Francia.  Pude hacer una presentación en inglés y algo de chapurreo de francés, acerca de este libro, el recopilatorio de KFM, y la importancia que tenía haber podido sacarlo allí por fín.

La historia con este comic es la siguiente: Kung Fu Mousse, el comic del que deriva el webcomic de Kung Fu Monkey, fué inicialmente pensado para editarse en Francia, pero de los 3 tomos proyectados, solo uno vio la luz, quedando el relato inconcluso. Yo logré terminarlo, aunque acortando páginas, para una edición en España hace ya unos años, y es la única que existía hasta ahora con la historia completa. Este Integral recoge esa historia completa con algunos añadidos, incluidas las primeras páginas del webcomic de KFM, por si al lector francés le pica el gusanillo.

De momento, este verano, una vez que termine el actual arco del webcomic, daré un descanso a KFM mientras decidimos que hacemos en adelante. Lo que sí estaré haciendo durante el verano serán otras cosas de las que os hablaré pronto.

Hasta el próximo post y Au Revoir!

domingo, 26 de mayo de 2019

De Tronos, Dragoncitos y Fanservice. (Spoiler Alert)


Hace un buen puñao de años, cuando el sr Panini me llamó para que les hiciera una parodia de Juego de Tronos, yo no conocía ni las novelas, ni había visto la serie que acababa de terminar su 1ª temporada. Sabía que habían por ahí unos libros, y que circulaba un artbook preciosos del gran  Enrique Corominas con un montón de arte gráfico de Canción de Hielo y Fuego. Al requerirme la editorial que me basara en la estética de la serie de TV,.aquello fué lo primero que me ví. En una semana me pulí la 1ª temporada via Streaming en casa de un amigo... y para cuando terminé me había enganchado a lo bestia.

Después busqué más info en la Wiki para completar cosas y entender mejor algunos personajes mientras me ponía con la realización del escueto librito de 46 pags a todo color. Por supuesto me comí un buen montón de spoilers, pero eso nunca me ha preocupado. No creo en los giros inesperados de guión, creo en una historia bien contada. Una buena narración ya te lleva ella sola a los giros.

Me gustó mucho ese mundo de fantasía no tan heróica propuesto por George RR Martin, deudor de otros como Tolkien o Morcook, pero que dejaba el caracter mitológico de aquellos en un segundísimo plano, y primaba la rudeza, la arbitrariedad y la crueldad de un relato más cercano a la novela histórica. Lo mágico y sobrenatural seguían ahí, como testimonio de un pasado más oscuro, que a lo largo de las novelas parece que quiere regresar, con su dosis de brujos, dragones, y muertos vivientes, de forma progresiva, pero la gran protagonista es la intriga política, las complejas relaciones de las diferentes casas nobles y sus pugnas por el poder, en esos 7 reinos gobernados desde ese icónico trono hecho de espadas. En ese entorno, no sale mucho a cuenta ir de justo, y todos se llevan su ración de estopa.

La parodia que realicé fué hecha con la prisa habitual en este tipo de proyectos, y cuando la terminé, me dieron ganas de empezarla otra vez y rehacerla entera, porque no era lo mismo mi impresión de un primer visionado, que con todos los datos que ya manejaba hacia el final del trabajo. Aunque tiene algunos golpes buenos, creo que desaproveché el potencial del original debido a mi ansiedad por tenerla a tiempo. Y probablemente esa fué una de las causas de que no tuviera las ventas esperadas por el Sr Panini, que de todas formas, por entonces acostumbraba a hacer unas tiradas monstruosas, de más de 3 o 4 mil ejemplares, daba lo mismo si era un título de Marvel que algo de su propio sello, Evolution. Se debieron vender unos 1500 ejemplares, pero resultaron pocos para esas tiradas. Por esta razón, no hubo un libro 2. Otro de los problemas fué la pobre promoción. Un producto dirigido a un público que se mueve sobre todo en internet se debería haber promocionado más en internet, pero ese ya no era mi trabajo. Hoy todos hemos aprendido más por el camino. El comic de Strip Marvel se anuncia desde el canal de Youtube para todos los seguidores.

Imagino que de no haberse interrumpido, a estas alturas estaríamos tambien ofreciendo una continuidad alternativa e irónica a lo que se ha visto en la serie. ¿Podría haber seguido haciendolo por mi cuenta? No en otras condiciones, no a cualquier costa. Ya tengo mis propios proyectos para jugarme los cuartos en el marco del frustrante sub-mercado del comic de este pais. Ya decidí hace años no seguir haciendo parodias a menos que fuera por encargo, y con un buen incentivo por delante. Recordando una gran frase de una gran película, si algo se te da bien, nunca lo hagas gratis.

La propia serie de TV ha ido adaptando desde el principio las novelas originales a su manera, por lo que logicamente las tramas no son exactamente las mismas y ha habido bastantes ausencias de personajes, aunque mientras iban adaptando los libros correspondientes, se mantuvo un cierto equilibrio entre lo que se adaptaba y lo que se inventaba. Este equilibrio saltó por los aires después de la 5ª temporada, cuando la serie alcanzó a los libros y el éxito de la misma la forzaba a seguir avanzando. Apoyada en el carisma de los muchos personajes que habían ido desarrollandose , tenía tan solo que tratar de seguir una serie de derivas lógicas, con una pequeña ayudita del propio Martin, que les había dejado unas sugerencias de cómo podía acabar la serie.

Desgraciadamente, eso no bastó. Los productores querían rentabilizar el producto, y eso suponia que NO podían cargarse a ningun personaje de los populares, lo que condicionaba mucho las tramas,  además de fijarse un final para la misma en la 8ª temporada, que además, esta y la 7ª fueron más cortas que las anteriores.  La séptima tuvo unos 7 episodios en vez de los 10 habituales, y la octava, directamente 6. Esto acabó de ajustar dramaticamente el timing de las tramas y reventó muchas de las derivas lógicas que había llevado la serie. Se sacaron de encima de una forma chapucera toda la trama del Reino de Dorne, déndoles a todos un final chusco y anticlimático. Y esta va a ser otra de las constantes, el anticlímax.  Cuando llega la muerte de algún que otro personaje de los gordos, lo hace sin apenas intensidad, se aprecian las prisas, la necesidad de soltar lastre.

Hacia las dos últimas temporadas, se tira de fanservice (populismo aplicado a la ficción) de forma descarada, incluso shippeando a personajes en función de su popularidad, y muchos seguidores de los libros me comentaban sus temores de que la serie acabara llevando las cosas a un happy end que nunca le correspondió. Desde el principio esta serie te dejaba claro que aquí las cosas no iban a seguir estructuras épicas, que los héroes podían cagarla y morir en cualquier momento, y de formas aparatosamente crueles. Te pasabas las temporadas con el ojete encogido y en guardia permanente. Esto ya ha desaparecido casi del todo en estas últimas temporadas, donde las cosas parecen estar encauzadas en una "via segura" y tan solo la última gran batalla hizo una previsiblemente utilitaria criba de personajes.

Y en los dos últimos episodios queman una trama que podría haber dado para una temporada entera.

Al margen de lo que vaya a escribir Martin en sus libros, que se han convertido en la última esperanza para los fans aterrados ante el estropicio de las últimas temporadas, creo que las tramas que se venían contando en la serie de TV se podían haber resuelto de otra manera, el gran girito de esta última temporada, el paso definitivo de Daenerys al Lado Oscuro sufre del mismo mal que el de Anakin Skywalker en las precuelas de Star Wars. Cuando llega, se nota tan puesto "porque ya toca" que no es creíble. Se tenía que haber trabajado más.

Toda la trama de "Dark Daenerys" podría haber dado para uina temporada entera. Su evolución ha sido lenta y progresiva, y es injusto para el personaje que nos salgan con este giro en el último momento, sin dejarnos saborearlo. De haber sido las dos últimas temporadas también de 10 episodios, se podría haber dejado este giro para el final de la penúltima, y dedicar la última a verla convertida de forma definitiva en la otra gran villana. Jon Nieve y sus aliados se verían atrapados entre dos temibles amenazas, del norte llegarían los Caminantes Blancos y del sur vendría ella tras haber tomado Desembarco del Rey. Se dejaría por tanto la cuestión de defender el mundo de los vivos frente a los muertos y las posibles últimas alianzas y cambios de bando para la última temporada. Un choque de Hielo y Fuego con los Stark y los distintos aliados por medio. Digno clímax para una saga tan Heavy Metal como esta, la batalla donde se decidiría el destino de Poniente, con o sin rey. Tambien se echa de menos apreciar que el invierno ha llegado a Poniente, con las nieves cubriendo incluso la capital. Solo un pequeño atisbo hubo en el último episodio de la 7ª temporada cuando algunos copos empiezan a caer sobre Cersei y la Fortaleza Roja.

El final del Rey de la Noche es igualmente prematuro y anticlimático. Deja tantos cabos sin atar que cuando se produce, la cara que se te queda es muy de ¿ya está?

Dedicar un episodio a resolver esta trama para centrarse en la parte política es como decirnos que había que elegir entre una u otra . Eso nunca fué un problema a lo largo de la serie. El trasfondo de los caminantes Blancos parecía más rico que todo eso, y su abrupto fin deja tambien muchas cuestiones sin cerrar. La batalla, que se prentendió que fuera la más espectacular de esta temporada final, se resuelve de forma muy chapucera y está llena de porquesíes, como la forma en que se salvan los personajes que requería el guión.

El final establecido por la serie no me ha chocado tanto por sí, sino por la forma en que se ha llegado a él. Se trata de disfrutar el viaje, y se ha notado cierta presión por terminar y por encajar las cuatro ideas propuestas por Martin, aunque fuera con calzador. Ese consejo de Lores donde se decide el futuro de Poniente parece escrito por Jose Mota "Venga, tu rey" "Pos fale, si no venir pacá habría sido tontería" "Y el Norte independiente, que lo han votao en referendum" Y hala, Sansa de Reina de Escocia. No sé si es por la actriz, pero este personaje siempre me ha parecido falto de carisma y de iniciativa, siendo pasiva hasta el punto que muchas veces las perrerías que le ocurren sientes que se las ha buscado ella solita por no haber cogido la calle de en medio como hizo Arya y dejarse de palacios, de reinados y de gilipolleces y mostrar más iniciativa.  De hecho, cuando finalmente lo hace es para volverse una intrigante más, conspirando por detrás y dando, en general, bastante mal rollo. El rol que adopta en la serie es de un conservadurismo que me crispa. Cuando finalmente la ves de Cabeza de la Casa Stark y Reina del Norte. en vez de sensación de triunfo, lo que sientes es pereza. ¿este es el personaje que de repente ciertos colectivos se han puesto a reivindicar como icono feminista? ¿Una amargada que primero es una cobarde y despues una resentida que no confía en nadie? Parece la versión amplificada de su madre. Por lo menos no es una manipuladora pasivo-agresiva como Margaery Tyrell.

Las muertes de Cersei y Jaime Lanister tambien han  tenido su ración de anticlimax, por cuanto venían de unas tramas cuidadosamente desarrolladas a lo largo de tantas temporadas, y que habían creado unas expectativas que mucho me temo que se han caido como un soufflé. De hecho, hasta la casa Stark me sobra ya estas alturas, yo habría sacrificado el señorío de Winterfell como precio para lograr al fin una paz duradera y que la matanza de Starks que se venía produciendo desde el inicio de la serie hubiera valido finalmente para algo: Unir por fin al Norte, que en adelante no querría tener señores ni reyes y se manifestase independiente por derecho al haberse partido la cara con los Caminantes Blancos por la vida de todo Poniente. Es complicado cerrar bien una saga con tantos personajes y todos con tanto carisma, pero la tarea aún se complica más si los productores han decidido reducir el número de capítulos. Se aduce la falta de recursos, aunque hablamos de una se las series de TV más exitosas y rentables de la última década.

En fin, como ya dije antes, a los puristas les queda esperar al final de los libros, llegue cuando llegue. La serie de TV ya ha terminado. Ahora se están anunciando futuros spin-offs y precuelas, pero el pescado gordo ya está vendido. Todo lo que venga a partir de ahora es Exploitation. De todos modos, al menos no nos han hecho un Resines. Imaginaos que de repente, Bran se despertara y hubiera sido todo un sueño febril...